¿Conseguirá Colau acabar con la economía de Barcelona?

¿Conseguirá Colau acabar con la economía de Barcelona?

8663
0
Compartir

Ada Colau, vuelve a golpear a la economía de la Ciudad Condal en su afán por perseguir a los ricos.

Ada Colau presenta ahora la idea de cobrar a los turistas que no pernocten en Barcelona, pensando especialmente en aquellos cruceristas que no duermen en la ciudad.

La pregunta que se hacen ya muchos barceloneses es si Ada Colau será capaz de acabar con la economía de la ciudad condal durante su legislatura.

Esta nueva fiscalidad afecta especialmente a un negocio que deja 800 millones al año en la ciudad condal. Contra aquellos que están en Barcelona sólo unas horas y que por tanto no pagan la tasa turística por dormir en la ciudad.

Pero esta propuesta contra los cruceros naufraga estrepitosamente una vez que se analizan los datos. Según un informe realizado por la página web especializada en cruceros www.cliaspain.com, y que el Ayuntamiento pone en duda, hay un claro impacto positivo del turismo de crucero en la ciudad de Barcelona.

Esta no es la primera vez que la alcaldesa, Ada Colau, carga contra todo lo que ella considera que es un lujo, algo que parece que es un delito en su mentalidad a la hora de gestionar la ciudad. Si bien la alcaldesa aún goza de un cierto respaldo social, por el momento, ya que parte de su electorado ve con buenos ojos estos ataques a los “ricos”.

Ya en su momento el Mobile World Congress estuvo en el punto de mira, pero la reunión del patronato de la Fundación Mobile World Capital Barcelona sirvión para que el organismo ratificara su propuesta a la organizadora del certamen, GSMA, prolongando el MWC en la ciudad hasta el año 2023. Ya era demasiado frenar uno de los focos que sitúa a Barcelona como la capital del mundo en tecnología, aunque las quejas en el último Congreso fueron mayoritarias.

La moratoria hotelera le costará a la ciudad de Barcelona 10.000 empleos

Esto también se vio con la aplicación de la moratoria hotelera dictada por el Ayuntamiento de Barcelona a través de la cual se suspende la concesión de nuevas licencias hoteleras con el fin de evitar la concentración turística en el centro de la ciudad. Las consecuencias de esta medida se estiman en unos 3.000 millones de euros de pérdidas y en la pérdida de 10.000 puestos de trabajo.

La actividad que genera la llegada de cruceros a Barcelona genera una facturación de unos 800 millones de euros y contribuye al PIB catalán con 413,2 millones de euros anuales, según estudios encargados al Port de Barcelona y llevados a cabo por la Universitat de Barcelona con la colaboración de Turisme de Barcelona.

Este informe revela que el gasto directo derivado de la actividad de los cruceros asciende a unos 442 millones de euros anuales, que se reparte entre los 3 principales actores de este gasto: las navieras (121 millones), los cruceristas (315) y las tripulaciones (5). Y de este gasto directo se genera de manera indirecta otros por valor de unos 353 millones. Lo que sitúa la facturación total en aproximadamente unos 800 millones de euros.

Pero además, la actividad de los cruceros aporta, como hemos citado, 413 millones de euros al Producto Interior Bruto de Cataluña, y genera del orden de algo más de 6.700 empleos.

Y precisamente Barcelona es la principal beneficiada de esta actividad ya que el 75 % de estas cifras se quedan directamente en la ciudad.

Cada crucero factura un millón de euros.

Así es, cada crucero que hace escala en el Port de Barcelona genera, de media, una facturación de un millón de euros, contribuyen con medio millón al PIB catalán y permite mantener unos 9 puestos de trabajo (7 de ellos en Barcelona). Además cada una de esas escalas ya aportan 200.0000 euros en rentas fiscales (IVA, IRPF e Impuesto Sociedades).

Pero además el sector de los cruceros produce unos efectos multiplicadores sobre otra serie de sectores muy diversos, desde el meramente turístico pasando por otros como logística, fabricación de alimentos, industria metalúrgica, química, servicios médicos y gestión de residuos, entre otros.

Y por último, indicar que resulta que realmente un 24% de los cruceristas sí pernoctan en la ciudad. Ya que si bien el número de cruceristas que visitan la ciudad durante una media de 4-5 horas se es lógicamente mayor y estos no pernoctan en Barcelona, hay otro gran número de pasajeros de los cruceros, aquellos cuyos cruceros inician y finalizan su itinerario en Barcelona, que pasan una media de 2-3 noches en la ciudad condal.

Pero además, destaquemos que el 78% de los cruceristas de turnaround (aquellos cuyos cruceros salen y regresan a Barcelona) utilizan el avión como medio principal de transporte lo que sin duda ayuda y fomenta la creación y mantenimiento de vuelos internacionales a muy distintos destinos del planeta.

Y el resto también genera importantes efectos sobre el transporte terrestre de viajeros, ayudando a una demanda estable y continuada a lo largo del año para todas las demás ramas del transporte de pasajeros. Lo que ayuda a mantener puestos de trabajo de empresas no directamente relacionadas con el turismo.

Por tanto, cualquier intromisión pública por parte de la señora Colau en un sector con tantas implicaciones puede tener consecuencias más allá de tratar de ir a atacar al “rico y al lujo”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta