Datos de la Legislatura más breve de la historia

Datos [bochornosos] de la Legislatura más breve de la historia

5810
0
Compartir

Sueldos desorbitados por trabajar 17 días en la Legislatura más breve de la historia.

La Legislatura más breve de la historia democrática reciente llegará a su fin el próximo 26J con un lamentable e incluso bochornoso balance de nuestros parlamentarios: salarios elevados, viajes al extranjero, “kits tecnológicos”, un pésimo nivel oratorio y de ideas políticas, y, la incapacidad de los principales líderes de los partidos políticos para llegar a un acuerdo de gobierno.

Todo queda reflejado en las palabras de la senadora del Partido Popular Arenales Serrano quien ha admitido públicamente: “He trabajado 17 días en cuatro meses” (que, por supuesto, ha cobrado).

En el inventario de esta Legislatura de escasos meses sin ideas ni capacidad de diálogo, hay que apuntar que éste ha sido el período en el que los diputados han trabajado menos pero sí han cobrado sueldo elevados; además de disfrutar de un sinfín de privilegios que incluyen viajes internacionales, iPhones, Kits tecnológicos y otros beneficios.

Como hemos citado, la senadora del PP Arenales Serrano ha reconocido que apenas trabajó 17 días: “Cinco plenos de 2 días cada uno, algún acto que me han invitado sobre terrorismo, medio ambiente… y los dedicados a colocar el despacho y ahora a quitarlo”.

Comencemos repasando los salarios de nuestros parlamentarios. Estos vienen marcados por el acuerdo de la Mesa del Congreso de 1 de junio de 2010, por el cual las retribuciones se redujeron un 10% y se mantienen congeladas desde entonces. Pero pese a lo que se pueda pensar no son nada despreciables, más aún teniendo en cuenta el pésimo nivel político demostrado en lo que va de este año.

Un diputado de Madrid cobra 3.683 euros de salario. Uno de fuera de la Comunidad percibe 4.683 euros. La asignación básica de cada diputado es de 2.813 euros brutos al mes, a la que hay que sumar la dieta de 870 euros mensuales para los electos por Madrid y de 1.823 euros para los demás. Además, aquellos que ostentan cargos en la Mesa del Congreso y en las Comisiones de esta cámara cobrarán complementos salariales de hasta 3.327 euros.

Esto en general, pero los portavoces de cada grupo parlamentario, los presidentes de las comisiones y los miembros de la Mesa del Congreso tienen a su disposición los coches oficiales. El resto de los diputados disponen de la famosa tarjeta para sus desplazamientos en taxi por Madrid, con el límite de 3.000 euros anuales, que pagamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos. De esta no han prescindido de ella ni siquiera los parlamentarios que habían prometido hacerlo.

Viajes

En lo que llevamos de esta Legislatura se han realizado 27 salidas al extranjero de nuestros diputados y senadores (hasta el día de hoy). Con destinos tan insólitos como Zambia y Mongolia. Hasta allí se desplazó la parlamentaria Gloria Elizo de Podemos a una “cumbre de 2 días de la Asociación Parlamentaria Asia-Europa.
También aparecen otros destinos como Nueva York y Tokio. Este último ha sido el lugar más lejano de esta Legislatura, al que viajó una delegación de siete diputados encabezados por Alicia Sánchez Camacho (PP), para asistir a una reunión de la Red Parlamentaria Global de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.
Hasta la fecha, las cámaras sólo han dado a conocer el coste de cuatro de todos estos viajes. Los conocidos han supuesto un coste de 102.211,16 euros a las arcas del Estado. El resto al estar pendientes de facturación no han sido aún revelados.
Cada diputado que ha viajado en estas misiones oficiales al extranjero han recibido 150 euros diarios en concepto de dietas. Los que han realizado viajes en el ámbito nacional han percibido en dietas 120 euros diarios. Ademas, todos los diputados recibieron el denominado “kit tecnológico” que incluye una tablet. Sistema este puesto en práctica por primera vez desde la pasada legislatura.
Además, cada parlamentario cuenta con teléfonos móviles de última generación que a ellos nos les cuestan ni un euro (el modelo elegido es un iPhone), ordenador en su escaño, en su despacho y una línea ADSL en su domicilio. Todo ello gratis para sus señorías.
Pero aún hay más ventajas:
El Congreso paga los gastos de transporte de los parlamentarios abonando directamente el precio del billete a la empresa transportista. Existe la opción de que cada diputado utilice su propio vehículo, en cuyo caso reciben 0,25 euros por cada kilómetro realizado siempre que ese desplazamiento esté debidamente justificado.
Así pues, todos estos gastos a cuenta de la imagen paupérrima y bochornosa de una Legislatura marcada por los shows en el Congreso, marketing, eslóganes, peleas, y sobre todo, mucho ruido y pocas nueces. En resumen, jornadas de debates que resultarán imposibles de olvidar y que pasarán a la historia como la Legislatura con el más bajo nivel oratorio que se recuerde en el Congreso.

No hay comentarios

Dejar una respuesta