Guerra política abierta en Valencia

Guerra política abierta en Valencia

4900
0
Compartir

 

La reciente pérdida de una posible inversión de 1.000 millones de euros desata una guerra en Valencia.

Mónica Oltra se lava las manos sobre la huída de ARC Resorts de Valencia. Mientras Joan Ribó no quiere al grupo de inversores en la Marina; y el PP acusa al Gobierno de que proyectos de enjundia se marchan de la Comunidad Valenciana por su la inoperancia y ambigüedad del Gobierno.

La marcha del Grupo Inversor ARC Resorts de Valencia por la dejadez, falta de interés y las muchas trabas mostradas por los hoy políticos valencianos ha originado un fuerte cruce de acusaciones y división en el seno de la Comunidad.

El consistorio de Valencia rechaza la propuesta, la Generalitat echa balones fuera y la oposición acusa al Gobierno de ser “un repelente para los inversores” por su “inapetencia y vaguedad”.

El grupo inversor de Singapur planeaba realizar en la Marina Real uno de los planes de actuación turística más importantes de Europa, lo que convertiría a Valencia en uno de los mayores puntos turísticos de todo el Mediterráneo. Una inversión prevista de 1.000 millones de euros y con la previsión de generar 20.000 nuevos puestos de trabajo.

Sin embargo, el grupo inversor a desestimado continuar adelante con sus inversiones hosteleras en Valencia criticando la incapacidad de gestión de la Administración Valenciana y ha tomado la determinación de llevar su dinero a otras ciudades.

Al Alcalde de Valencia, Joan Ribó, no le gustaba el modelo propuesto por el grupo inversor ya que suponía “la privatización de la Marina”. “Un modelo basado en la instalación de casinos, locales dedicados al juego y espacios de uso privativo, choca contra la voluntad de favorecer unos usos más diversificados”, sostiene el regidor.

Por su parte, Mónica Oltra, vicepresidenta y portavoz del Consell, echa balones fuera cuando al ser cuestionada sobre si al Consell le agrada la propuesta de ARC responde: “Le ha de gustar al Ayuntamiento de Valencia”. Añadiendo que la Generalitat es “muy respetuosa con la autonomía municipal”.

Añade además, que “si a las primeras de cambio ARC Resorts ha desistido, demuestra la falta de interés de la empresa”. Algo que por su parte ha negado de manera tajante el Consejero Delegado de ARC Resorts en España, José María Esquerdo, quien insiste en que nunca han recibido respuesta alguna, ni vieron predisposición en el Gobierno.

Preguntada Oltra sobre los 20.000 empleos que se dejarán de crear ha señalado que “eso es mucho asegurar, hemos tenido muchos proyectos que iban a crear muchos puestos de trabajo y no se han visto.

“Un repelente de inversores”

Por su parte el Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) considera que los equipos de gobierno, tanto de la Generalitat como del Consistorio, se han comportado de manera totalmente irresponsable y son “un repelente para los inversores” por su “inapetencia y vaguedad”. Y critican que proyectos importantes para la comunidad se están marchando por estos motivos.

“No sabemos a dónde quiere ir este Gobierno, lo que sí sabemos es dónde no quieren estar los inversores”, asegura el portavoz de economía del PP en las Cortes Valencianas, Rubén Ibáñez.

“Los inversores son expulsados por un Gobierno que no tiene un proyecto económico. Calculamos que 2.500 millones de euros de inversión y 32.500 empleos ya han sido expulsados por el actual gobierno valenciano”.

Y lo cierto es que las cifras son bastante elocuentes. En 2015 la inversión extranjera en la Comunidad Valenciana ha descendido en un 70%.

No hay comentarios

Dejar una respuesta